Noticias

INVESTIGACIONES AGROPECUARIAS Y FORESTALES PUBLICADAS EN LATINOAMÉRICA

Miércoles, 18 Mayo 2022
Análisis comparativo de las características fisicoquímicas de la cascarilla de arroz https://www.redalyc.org/pdf/849/84903743.pdf Crecimiento y etapas de desarrollo de la planta de arroz https://hdl.handle.net/10568/55270 Coevolución de interacciones hospedante - patógeno en frijol común https://www.scielo.br/j/fb/a/b8vsBB6RQYSQccdg47gPQbv/?format=html La cascarilla de arroz como fuente de SiO2 http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0120-62302007000300001 Efecto de dos tipos de fundas sobre el fruto de banano (Musa AAA) https://www.scielo.sa.cr/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1659-13212011000100010 Effect of the organic fertilization in the cultivation of the onion http://ve.scielo.org/scielo.php?pid=S0002-192X2007000100002&script=sci_arttext Tomato as a Source of Carotenoids and Polyphenols Targeted to Cancer Prevention https://www.mdpi.com/2072-6694/8/6/58 Efectos cardiovasculares del ajo (Allium sativum) http://ve.scielo.org/scielo.php?pid=S0004-06222000000300002&script=sci_arttext Estudio de la variación del contenido de alcaloides en cacao (Theobroma cacao L.) de producción nacional durante el proceso de beneficio http://repositorio.iniap.gob.ec/handle/41000/884 La cáscara de cacao (Theobroma cacao L.): Una posible fuente comercial de pectinas http://ve.scielo.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0004-06222008000100009 Influencia de dos bioestimulantes en el comportamiento agrícola del cultivo del tabaco (Nicotiana tabacum l.) https://revistas.unal.edu.co/index.php/rfc/article/view/73546/69316 Efecto de la interacción de N y K sobre las variables de rendimiento del cultivo de plátano (Musa AAB Simmonds) en San Juan de Urabá – Antioquia https://revistas.unicordoba.edu.co/index.php/temasagrarios/article/view/618 Producción sostenible de pollo de engorde y gallina ponedora campesina: revisión bibliográfica y propuesta de un modelo para pequeños productores https://hemeroteca.unad.edu.co/index.php/riaa/article/view/914 Analysis of profitability of production and sale of chicken in canal in the municipality of Acanceh, Yucatan, Mexico https://ageconsearch.umn.edu/record/120499/ Caracterización dasométrica e índice de sitio en plantaciones de caoba en Tabasco, México http://www.scielo.org.mx/scielo.php?pid=S1405-04712012000100002&script=sci_arttext Efecto de sustrato y densidad en la calidad de plántulas de cedro, caoba y roble http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1405-04712010000200001      

NOTA DE PRENSA

Jueves, 10 Febrero 2022
Dra. Ana María Barceló Directora Ejecutiva CONIAF Acto Conmemoración Independencia Nacional 27 de febrero, 2022   Hoy nos reunimos a conmemorar el 178 aniversario de la Independencia nacional y honrar la memoria de los héroes que dieron su vida y abonaron con su sangre nuestra tierra, para que hoy podamos llamarnos dominicanos y proclamarnos como un pueblo libre.   La mejor forma de hacer valer su sacrificio es convertir nuestra tierra en un santuario de amor, a la cual cuidemos y hagamos cada día más prospera para el beneficio de todos los que hemos tenido el privilegio de nacer y vivir en ella.   Representa un honor y un alto compromiso estar aquí hoy, en mi condición de directora ejecutiva del Consejo Nacional de Investigaciones Agropecuarias y Forestales (CONIAF), ente cohesionador y articulador de mayor jerarquía del Sistema Nacional de Investigaciones Agropecuarias y Forestales (SINIAF).   Establecer las políticas públicas de investigaciones, desarrollo tecnológico e innovación agropecuarias y forestales acordes con las Estrategias de desarrollo del país, así como, financiar proyectos de generación, validación, transferencia y adopción de tecnologías agropecuarias y forestales son ,entre otras, las responsabilidades que nos obliga la ley a cumplir  y las cuales hemos asumido con alto sentido de compromiso, personal, profesional , en consonancia con los lineamientos del gobierno del presidente Luis Abinader Corona.   Tenemos la certeza que con el trabajo coordinado y cohesionado de todas las instituciones que conformamos el sector Agropecuario, CONIAF cumpliendo a cabalidad el rol para el cual fue creado, IDIAF ejecutando las políticas públicas de investigación científica y tecnológica.   El CONIAF aspira a seguir contando, con el apoyo decidido del presidente de la República en el sentido de poner en ejecución el mandato de la Ley 251-12 respecto a que las investigaciones tengan una disponibilidad de fondos (ya sean provenientes del presupuesto nacional o de particulares).   A través del instrumento que dicha Ley define como FONIAF (Fondo Nacional de Investigaciones Agropecuarias y Forestales).   El SINIAF, cumplirá cada día su objetivo de desarrollar las capacidades nacionales en ciencia, tecnología e innovación, en procura de lograr un desarrollo económico basado en la sostenibilidad, competitividad, equidad y seguridad alimentaria, dejando establecido un sistema sólido, consolidado y de continuidad de Estado, para que el país cuente con un sistema de investigaciones que permanezca en el tiempo. Se que así es y así será.  

REUNIÓN DE LA JUNTA DIRECTIVA DEL CONSEJO NACIONAL DE INVESTIGACIONES AGROPECUARIAS Y FORESTALES (CONIAF)

Jueves, 18 Marzo 2021
El CONIAF, ente cohesionador, articulador y de mayor jerarquía del Sistema Nacional de Investigaciones Agropecuarias y Forestales (SINIAF), reúne a los miembros de su Junta Directiva en el salón del despacho del ministro de Agricultura, Sr. Limber Cruz, el jueves 18 de marzo. El objetivo de esta reunión es plantear y aprobar propuestas que permitan rescatar el Sistema Nacional de Investigaciones Agropecuarias y Forestales (SINIAF) en consonancia con los lineamientos del presidente Luis Abinader Corona, cuyo gobierno está comprometido con la garantía de la seguridad alimentaria y la mejora de la competitividad agroexportadora. Las nueve instituciones que conforman la Junta Directiva participaron en esta reunión, Ministerio de Agricultura, Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnología (MESCyT), Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo (MEPyD), Junta Agroempresarial Dominicana (JAD), Asociación Dominicana de Rectores Universitarios (ADRU), Instituto de Innovación en Biotecnología e Industria (IIBI), Instituto Dominicano de Investigaciones Agropecuarias y Forestales (IDIAF) y Consejo Nacional de Investigaciones Agropecuarias y Forestales (CONIAF). El evento contó con la presencia de un invitado especial, el presidente Hipólito Mejía, quien recibió el reconocimiento como padre fundador y consejero ad vitam del CONIAF por su aporte al desarrollo de la agricultura dominicana y su contribución para la creación del Sistema Nacional de Investigaciones Agropecuarias y Forestales. La Junta Directiva asumió la responsabilidad de rescatar el SINIAF mediante el compromiso de todas las instituciones que la conforman para la búsqueda de recursos destinados a la investigación en el sector agropecuario y forestal.

Sector agropecuario podría cubrir 100% demanda alimentos al 2020

Martes, 09 Octubre 2018
  Santo Domingo, 9 oct.- El sector agropecuario dominicano estará en el año 2020 en condiciones de satisfacer el cien por cien de la demanda alimentaria del país, que actualmente cumple en materia agropecuaria con más del 85 % de la canasta básica, afirmó hoy el ministro de Agricultura Osmar Benítez. Así, para esa fecha se podrán incrementar las exportaciones, según puso de manifiesto el Gabinete Agropecuario del Gobierno durante su reunión ordinaria, durante la cual se pasó balance a las ejecutorias de las metas presidenciales en esta materia, informó el Ministerio en un comunicado. “Somos autosuficientes en varios productos, como son plátanos, arroz, huevos, pollos y otros rubros de la canasta familiar, además de que cumplimos con los compromisos de los mercados extranjeros”, indicó el ministro.   Según las previsiones, al finalizar este cuatrienio “seremos de los pocos países latinoamericanos que proveen en un 100 % la demanda alimentaria de sus ciudadanos”, sostuvo. Benítez también resaltó los avances que se han logrado en los campos gracias a las políticas de inversiones que realiza el Estado a través del crédito y apoyo a la agropecuaria. Puntualizó que entidades como el Banco Agrícola presenta créditos superiores a los 45,000 millones de pesos, según el último reporte correspondiente al mes de septiembre. Al referirse a casos concretos, señaló que el Consejo Dominicano de Pesca y Acuicultura (Codopesca) estará en condiciones, en 2020, de producir unas cuatro millones de libras de tilapia, lo que cubriría la demanda nacional y permitirá exportar el excedente. Exaltó, además el soporte a los agricultores y ganaderos que representa el Seguro Agropecuario (Agrodosa) e informó de que, actualmente, supera los dos millones de áreas aseguradas, lo que representa un 169 % de incremento, superando en más de un millón de tareas las metas trazadas para la entidad. En cuanto al Instituto Dominicano de Investigaciones Agropecuarias y Forestales (Idiaf) y el Consejo Nacional de Investigaciones Agropecuarias y Forestales (Coniaf) están brindando soporte en materia de investigación a varias áreas de producción. En el caso del Idiaf están en proceso de introducción tres nuevas variedades de café resistente a la roya, mientras que el Coniaf está apoyando a los pequeños productores de ovejos, chivos y conejos y, además, está en proceso de soporte para la producción de limón y de pitahaya en Santiago. En materia de mercado y comercialización dijo que el Instituto de Estabilización de Precios (Inespre) tiene instalados 77 bodegas móviles y 18 fijas, además de 97 mercados de productores y 19 agromercados donde se venden a precios bajos rubros de producción nacional. También calificó como satisfactorio el trabajo que desempeña el Mercados Dominicanos de Abasto Agropecuario (Mercadom) para la redistribución de productos del campo a los mercados minoritarios de la capital y dijo que pronto se estarán instalando seis nuevos mercados en diferentes zonas del país. El Ministro indicó, asimismo, que las lluvias de los últimos días han sido beneficiosas para el sector productivo, ya que han incrementado el nivel de agua los embalses y presas de todo el país, lo que permitirá satisfacer las demandas de agua de las próximas siembras, en especial la de arroz y habichuelas, dijo. En el informe presentado por el Instituto Dominicano de Recursos Hidráulicos (Indrhi), Benítez manifestó que “la entidad tiene en ejecutoria varios proyectos para previsión y almacenamiento de agua como construcción de infraestructuras, presas, lagunas, pozos, entre otros para garantizar el líquido para consumo humano y para cultivos”.

INNOVACIONES TECNOLÓGICAS EN EL SECTOR AGROPECUARIO DE LA REPÚBLICA DOMINICANA

Martes, 18 Septiembre 2012
La inversión en investigación y desarrollo agrícola en los Estados Unidos durante el 2016, superó los US$ 25,000 millones, convirtiéndose en una inversión record histórica cercana al  7 % del Producto Interno Bruto (PIB) del sector. Esta es la respuesta del subsector de agronegocios norteamericano al imperativo de innovación que experimenta todo el sector agroalimentario mundial, como consecuencia de la combinación de una alta demanda de agroalimentos muy por encima de la oferta y por los bajos precios de los commodities agrícolas.  Solo Syngenta y Monsanto  gastan 9.2 millones de dólares al día en Investigación y Desarrollo. En América Latina la inversión aproximada es de 1,15% con relación al PIB agrícola, siendo Brasil, Argentina y México los países que más invierten, mientras que a nivel de la región centroamericana, países con ciertas similitudes a las nuestras y con los cuales mantenemos acuerdos comerciales, tales como  Honduras, Costa Rica y Panamá promedian 1 % anual con relación al PIB agrícola. En el caso de  República Dominicana,   la asignación presupuestaria al Sistema Nacional de Investigaciones Agropecuarias y Forestales (SINIAF) en los últimos 8 años con relación al PIB agrícola promedia apenas 0,30 %. En el salto cuantitativo en la inversión de los países desarrollados, se priorizan algunas áreas y modelos de producción entre las que se incluye  el campo de la biotecnología, ante todo el desarrollo de la biología molecular y la ingeniería genética y el modelo de la agricultura de precisión centrado ahora en la utilización de la información satelital en el orden de los  decímetros y centímetros cuadrados, para optimizar hasta el mínimo nivel el consumo de insumos para la producción agrícola y aumentar así la productividad. Con esta señal clara que envía el mundo desarrollado da respuesta a los múltiples desafíos globales que genera un incremento poblacional de más de 2,200 millones de personas proyectado para el 2050. Alienta a las autoridades del sector de investigación, ciencia y tecnología  dominicano a poner sobre la mesa la Ley No. 190-7,  que crea el Sistema Nacional de Innovación y Desarrollo Tecnológico por lo que comienza a manosearse el término de  INNOVACIÓN  y con  frecuencia se hace uso del término con desconocimiento de su significado y con sentido tergiversado, lo que podría dar lugar a la toma de decisiones erradas con respecto al tipo de investigación que debe realizarse en el sector agroalimentario del país. A  fin de unificar criterios respeto al tema INNOVACIÓN en el sector agroalimentario dominicano,  sugerimos que como punto de partida se debe revisar el documento:  “Estado del  Arte de la Innovación en la Agricultura para Centro América y República Dominicana”  elaborado por el Grupo Técnico de Investigación, Tecnología, Transferencia e Innovación (GTITTI). Este documento fue redactado por representantes de los países de Centroamérica  (Costa Rica, Nicaragua, Honduras, Guatemala, El Salvador y Panamá), así como Belice y República Dominicana, en el marco de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y quien suscribe representó a República Dominicana. El documento base para el inicio de las discusiones fue el Manual de Oslo, así como algunas definiciones de carácter  regional de Innovación para la Agricultura, tales como: Rivas Platero (2014) la innovación es cualquier conocimiento (nuevo o existente) que se introduce o se utiliza en un proceso económicamente o socialmente relevante. La innovación incluye no sólo la adopción  de una nueva tecnología de producción por parte de un pequeño agricultor, sino también una serie de otros procesos, tales como la reorganización de las estrategias de mercadeo, el uso de un nuevo aprendizaje y el método de enseñanza por parte de agentes de extensión agrícola, así como la introducción de una nueva técnica de procesamiento por una empresa agroindustrial. En ese sentido,  la innovación puede ser de índole institucional, tecnológica y social. La innovación social alude a la mejora sustancial de estrategias, conceptos e ideas, organizaciones, productos o servicios que buscan mejorar las necesidades sociales de los beneficiarios. Trigo, Pomareda & Villareal (2012) definen la innovación como las mejoras concretas (en lo productivo, económico, social, ambiental) sobre las situaciones actuales, como producto de que nuevos conocimientos y tecnologías son internalizados en procesos económicos y sociales específicos.   Pomareda (2013) señala que las innovaciones en la agricultura se reconocen como tales cuando ya se utilizan en cierta medida por los productores  y  las etapas anteriores pueden considerarse como pruebas o ensayos.   Algunos de los indicadores más relevantes que inciden en el proceso de innovación, para el sector agropecuario, son: Inversión en investigación y desarrollo en la agricultura como porcentaje del PIB nacional. Índice Global de Innovación (consultar Innovation Global Index 2014) Solicitudes de patentes relacionadas con agricultura. Número de publicaciones en revistas indexadas relacionadas con agricultura. Número de esfuerzos (iniciativas, programas, proyectos) trabajando en plataformas o redes para la innovación. Número de innovaciones implementadas mediante plataformas o redes en un sistema de innovación. Número de productores que han implementado innovaciones. Tipo de innovaciones implementadas. Considerando la escasa asignación de fondos que recibe el subsector  investigaciones agropecuarias, el indicativo “Número de productores que han implementado innovaciones”  tiene que ser priorizado por encima de “Número de publicaciones en revistas indexadas relacionadas con agricultura” y del indicativo “Solicitudes de patentes relacionadas con agricultura”. Esto responde, en cuanto al sector agropecuario, a algunas de las preocupaciones externadas por ciudadanos, incluyendo al Dr. Leonel Fernández,  que expresan con sobrada razón la baja generación de patentes generadas en República Dominicana.  Para lograr impactar el indicativo que tomamos como meta “Número de productores que han implementado innovaciones” el Sistema  Nacional de Investigaciones Agropecuarias y Forestales (SINIAF), es pionero en el país implementando un proceso que  realiza el círculo virtuoso completo y logra identificar en talleres con técnicos, investigadores y productores lideres, los problemas que afectan el sector agropecuario y forestal de cada región,  para seleccionar líneas de investigaciones prioritarias. Se realiza luego una convocatoria  en la que participan: e Instituto Dominicano de Investigaciones Agropecuarias y Forestales (IDIAF), Instituto de Innovación en Biotecnología e Industria (IIBI), las universidades que realizan investigaciones, ONGs y otras organizaciones con estas capacidades. La participación de  las universidades en el proceso de convocatoria para optar por los fondos de investigación es precisamente una de las mayores contribuciones del CONIAF, logrando con esto la democratización del uso de los escasos fondos asignados al sector agropecuario para investigación, a  lo cual se tiene acceso por competencia,    en donde las mejores propuestas se seleccionan  para el financiamiento, lo que asegura que el acceso a estos fondos se realiza mediante un proceso competitivo. Estas propuestas se ejecutan con acompañamiento del CONIAF, luego se toman y socializan los resultados que son promisorios (productos tecnológicos) y mediante convocatoria para la transferencia de tecnologías, esos resultados se entregan al sector productivo nacional. Es así como en un tiempo prudente se puede hablar de innovaciones, si  los productos tecnológicos que se transfieren son adoptados por los productores. Como se puede observar, el proceso de convocatorias del SINIAF va dirigido principalmente a resolver problemas puntuales del sector productivo nacional. Esta decisión nos direcciona a realizar llamados a presentar propuestas de  investigaciones aplicadas y,  en muy escasas ocasiones, investigaciones básicas que son las fuentes principales de  patentes y publicaciones indexadas. Debe puntualizarse, que por la escasa asignación de recursos al subsector de investigación se dejan de realizar decenas de validaciones de tecnologías disponibles en los Centros de Investigaciones Regionales del  Consorcio de Centros de Investigaciones  (CGIAR). Tal es el caso del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT)   cuya labor es aumentar la seguridad alimentaria, reducir la pobreza rural, mejorar la salud y la nutrición humana y asegurar un manejo sostenible de los recursos naturales. También, se ha paralizado el proceso de transferencia de tecnologías de otras decenas de productos tecnológicos generados o validados localmente en el SINIAF, los que podrían servir de base para conseguir una gran parte de las innovaciones que necesita el  sector agroalimentario nacional para enfrentar los grandes desafíos que se avecinan en áreas como pobreza, alimentación y salud de la población rural entre otras de las priorizadas por la Estrategia Nacional de Desarrollo. Mientras a nivel mundial se observa una tendencia  hacia el fortalecimiento del subsector investigación, como mecanismo para innovar y aumentar productividad para hacer frente a los desafíos futuros de alimentar una población en constante crecimiento, en República Dominicana, a pesar de la fortaleza del sistema, se debilita su operatividad por falta de asignación presupuestaria.                                                                                                                                             Por: Ing. Juan M. Chávez., MSc.                                                                                                                                            Director Ejecutivo Del CONIAF